La radioterapia es uno de los tratamientos más comunes en un proceso de cáncer. Es posible que sea el único tratamiento que necesitas en ese momento, o venga ya acompañado de unas sesiones previas de quimioterapia, e incluso de una operación. Sin duda alguna, nuestra piel, al igual que con la quimioterapia, va a ser uno de los órganos que más va a sufrir, debido a la radiación que recibimos para destruir células cancerosas y reducir los tumores. La radioterapia y cuidado de la piel, es lo que vamos a abordar en este artículo de hoy.

La radiación no solo destruye o hace lento el crecimiento de las células cancerosas, también puede afectar a células sanas y ocasionarnos efectos secundarios, como el cansancio, la fatiga, o problemas más visibles, en nuestra piel. El cómo preparar y cuidar la piel para la radioterapia, es una de las cosas más importantes que debemos saber y conocer, para poder seguir los pasos adecuados, y que no sufra. Cómo tratarla antes, durante y después de recibir el tratamiento, va a ser clave para mantener siempre, una piel sana, cuidada, y por supuesto, bonita.

Y cómo encontrar las mejores cremas para radioterapia, va a ser una misión fácil a partir de ahora, porque te voy a contar cuales puedes usar, para cuidar tu piel.

Si tienes alguna duda, o conoces a alguien que pueda necesitar este tipo de información, ponte en contacto con nosotros.

¿Qué daños causa la radioterapia en la piel?

Así, de antemano, diremos que cada persona reacciona de una manera u otra al tratamiento, por lo que no debemos fijarnos nunca en lo que le pasó a nuestra amiga o nuestro vecino. Cada cuerpo es un mundo, y los tratamientos personalizados, así que escuchemos siempre a nuestro oncólogo, y sigamos sus indicaciones. Es habitual y previsible que la piel cambie durante la radioterapia. Dos cosas importantes, pueden marcar esa reacción cutánea:

  • La parte del cuerpo que se esté tratando.
  • El tipo y la dosis de radiación que reciba.

Es posible que durante la radioterapia la piel vaya adquiriendo diferentes tonalidades de color. Rosácea, rojo brillante u oscura, conforme va avanzando el tratamiento. También es posible que se sienta seca, tirante, con descamación, produzca comezón e incluso, llegue a inflamarse. Pueden aparecer ampollas, erupciones en la zona radiada.

Siempre que tengamos alguno de estos síntomas, lo comunicaremos a nuestro oncólogo y a las personas que nos estén realizando las sesiones de radioterapia, para ver cómo podemos aliviarlos y nos perjudiquen lo menos posible en nuestro día a día. Nos examinarán nuestra piel, y decidirán qué cambios debemos hacer en el cuidado de nuestro piel durante la radioterapia.

Cómo preparar la piel antes de la radioterapia

Sin duda alguna, y como en todo, la prevención es siempre lo mejor, y en el tema de la radioterapia, es súper importante, ya que como hemos comentado, nuestra piel, sufre, y no poco. Cuidar la piel antes de la radioterapia, es una obligación, para así, no tener problemas cuando la terminemos.

Lo importante tanto en la radio como en la quimio, es la hidratación, ya que nuestra piel sufre sequedad y descamación y sobre todo, deshidratación. Cuanto mejor cuidada tengamos nuestra piel, menos sufrirá, y menores serán los efectos secundarios, ya que estaremos hablando de una piel sana.

Es importante usar los productos adecuados, productos especializados para ese tipo de problemas, y que no tengan componentes que puedan dañar más nuestra piel con la radiación, como el alcohol, perfumes, etc.

La línea de cosmética oncológica de María D’uol está especializada tanto par quimio como para radio, está compuesta por principios activos 100% naturales, perfectamente pensados y preparados para los tratamientos oncológicos. Son productos que no solo hidratan, sino que reparan y regeneran nuestra piel.

MI consejo, cuida tu piel antes de la radioterapia, para que una vez terminados los tratamientos, puedas seguir con tu vida de siempre, con tus cremas favoritas, y sin problemas añadidos a tu piel, de por vida.

Prevención y cuidado de la piel durante la radioterapia

Unos consejos y recomendaciones antes, durante y después de la radioterapia, son importantes para que nuestra piel, se conserve sana desde principio hasta el fin de nuestros tratamientos, y sobre todo, como ya hemos dicho antes, no nos queden secuelas después, ni suframos demasiado durante ellos.

Tendremos una rutina, seguramente la habitual hasta ahora, pero simplemente manteniendo más cuidado en los productos usados.

  • Debemos mantener la piel limpia. Ducha diaria, con jabones, muy suaves, (Matarrania tiene jabones 100% naturales, hechos solo con aceites).
  • Al lavarnos, trataremos con mucha delicadeza la zona tratada, no usaremos guantes exfoliantes, ni nada parecido, aclararemos bien nuestra piel, para que no queden restos de jabón, y secaremos de manera muy cuidadosa, dando palmaditas con una toalla muy suave.
  • Después de la ducha, hidrataremos la piel, siempre con un producto hidratante, regenerador y reparador, incluso antes de comenzar los tratamientos, para tener la piel preparada. El Bálsamo y Aceite Reparador, de María D’uol, son dos productos excelentes para este momento, que puedes usarlo en todo el cuerpo, incluido cuero cabelludo. Estos productos se pueden aplicar varias veces al día, según veas tus necesidades.

¿Qué productos uso para radioterapia?

Deben ser siempre productos adecuados para las circunstancias que estamos pasando, productos indicados especialmente para la radioterapia, que sean 100% principios activos, naturales, y que no dañen más nuestra piel. La composición es muy importante, nada de alcoholes, por supuesto, ni ningún componente que no sea adecuado.

La gama de cosmética oncológica de María D’uol, está pensada especialmente para ello, y no sólo no te dañará más la piel, sino que te ayudará a repararla y regenerarla, consiguiendo así que la tengas sana antes, durante y después de la radioterapia.

  • Bálsamo reparador Oncology. De rápida absorción y olor agradable. Hidrata, repara y calma.
  • Aceite Reparador Oncology. De acción antiinflamatoria, nutre,calma y repara.
  • Loción reparadora Oncology. Cicatrizante y reparadora. Indicada para piel con quemaduras, úlceras o cicatrices.

Estos serían los productos básicos e imprescindibles, para nuestros tratamientos de radioterapia y de quimioterapia, pero vamos a conocer mejor, la Loción Reparadora, indicada exclusivamente para la piel radiada.

¿Para qué sirve la Loción Reparadora Oncology?

Algunos de los problemas que presenta la radioterapia, son la descamación, sequedad, deshidratación, rojeces o quemazón. Con la Loción Reparadora de María D’uol, podrás minimizar y calmar estos efectos secundarios, ocasionados por la radio.

Es ligera e inodora, y posee propiedades cicatrizantes y reparadoras. Está indicada para pieles con quemaduras, con úlceras o con cicatrices.

Su alta composición en extracto de centella, la convierte en un imprescindible en los tratamientos de radioterapia, ya que ésta, ayudará a tu piel a:

  • Acelerar la curación de heridas por cirugía
  • Quemaduras leves
  • Calma y suaviza
  • Estimula el colágeno

Por ello, es recomendable usar esta loción antes, durante e incluso un tiempo después de terminar la radioterapia.

Consejos y recomendaciones durante la radioterapia

Además de usar los productos adecuados para tener una piel sana, cuidada y sin problemas, debemos seguir algunos consejos para nuestro día a día que nos irán fenomenal, como por ejemplo:

  • No usar perfumes, ni maquillajes, ni desodorantes, ni nada parecido en las zonas radiadas.
  • Usar ropa holgada y de tejidos naturales, en la zona tratada.
  • No afeitar la piel radiada.
  • Cuidado a la temperatura a la que se le trata la piel, ni muy caliente ni muy fría.
  • Evitar la exposición de la piel tratada al sol (siempre llevaremos protección solar).
  • No dar cremas, ni lociones de ningún tipo, tres horas antes de recibir el tratamiento de radioterapia (ésto, seguramente, os lo dirán en el hospital).

Y como siempre digo en estos casos, cualquier duda, pregunta, cosa rara que observéis en vuestro cuerpo, problema en la piel que os surja a raíz del tratamiento, consultar con vuestro oncólogo. Él sabe perfectamente lo que os están dando, y sabrá mejor que nadie, qué solución necesitas.